Si nos quitan la libertad de expresión, ¿qué nos queda?

Entrevista en El Debate (22 de enero de 2022) por Natalia Cristobal.

Javier Puente (PP): «Si nos quitan la libertad de expresión, ¿qué nos queda?»

El senador analiza para El Debate los ataques a la libertad de expresión en España a raíz de la retirada por parte de algunos ayuntamientos de la campaña en defensa de la vida que ha lanzado la ACdP.

Hace unos días, la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) lanzaba a nivel nacional la campaña ‘Cancelados’. Su objetivo es defender el derecho a la vida y alzar la voz contra la persecución de los que lo defienden, dada la reforma del Código Penal impulsada por el Gobierno con la que pretende castigar con penas de entre tres meses y un año de cárcel al que rece delante de los centros abortistas. Desde ayer han sido varios los ayuntamientos que han retirado los carteles de esta campaña publicitaria, entre ellos Valencia, Gijón, Murcia y Granada. Así también, el PSOE del Ayuntamiento de Madrid ha pedido al alcalde eliminar las marquesinas colocadas por la ACdP, ante lo que José Luis Martínez-Almeida, como ha informado este periódico, se ha negado de forma rotunda.

Javier Puente, senador del Partido Popular por Cantabria, analiza para El Debate, a raíz de estos hechos, los recientes ataques por parte del Gobierno a la libertad de expresión, y explica por qué debe defenderse la vida.–¿Considera que retirar la campaña de la ACdP va contra la libertad de expresión?

–He estado estos días siguiendo la campaña, he escrito mensajes de apoyo, e incluso contra la regulación que quiere hacer el Gobierno. Y esto va más allá de lo que es esta campaña. Yo creo que aquí lo que se está debatiendo es la libertad de expresión. Es una de nuestras últimas libertades. Si nos la quitan, ¿qué queda? Creo que están atacando la libertad de expresión y que no podamos expresar nuestra opinión libremente. Particularmente, prefiero estar en la cárcel que en silencio. –¿Qué opina de las declaraciones de Irene Montero en las que acusa de acoso a las asociaciones provida que rezan frente a los centros abortistas?

–El hecho de que tú no digas lo que ellos quieren es acto de acoso; cualquier cosa que no consideren que es su ideología es acto de acoso. No dicen nada, por ejemplo, de las manifestaciones ni de las concentraciones que hay a favor de los presos de ETA. Tú puedes ir delante del Congreso con cualquier tipo de pancartas, siempre y cuando seas de izquierdas, y eso tampoco es acoso. Al final, solamente se trata de acoso y de odio aquello que no es considerado de izquierdas. Va en esa línea de limitar la libertad de expresión. Eso por un lado. 

Al final, solamente se trata de acoso y de odio aquello que no es considerado de izquierdasTambién creo que son cortinas de humo para tapar todo lo que está sucediendo en este país: un reparto de fondos europeos sin ningún tipo de transparencia y a discreción; subida descontrolada del precio de la luz; ataque continuado a los autónomos; desempleo; no hay para nada ningún proyecto de país; una ley de vivienda que lo único que pretende es comprar votos de los jóvenes…Lo que hacen es sacar estos temas para tapar su nefasta gestión y la ruina a la que nos está abocando este Gobierno. –¿Qué valoración hace del ataque sistemático a las entidades provida con esta reforma del Código Penal que ha impulsado el Gobierno?–Ahí mi opinión siempre ha sido clara. Estoy en política porque tengo tres hijos y quiero lo mejor para ellos, y no quiero defraudarles; quiero dejarles una mejor sociedad. Y aquella sociedad en la que se defiende el aborto como una conquista, o como un derecho, es una sociedad que está abocada al fracaso. Yo creo que por encima de todo tiene que prevalecer la defensa de la vida. El aborto es un fracaso, no sólo para la mujer que aborta, sino para todos nosotros como sociedad. ¿Qué sociedad estamos creando si no somos capaces de proteger a los más débiles? Una sociedad de futuro es aquella que respeta la vida, sin descartar a nadie. Para mí es uno de los principales valores; es algo en lo que siempre he estado metido.

En lo que debemos trabajar es en defender nuestro principal derecho sin el cual no hay otro, el derecho a la vida. Debemos ser progresistas y defender al ser más indefenso, que es el niño por nacer, y todos nuestros esfuerzos debemos ponerlos en ayudar a esa mujer embarazada, a esas familias, a esas madres, a formarse, a que tengan un empleo, a que tengan perspectiva de futuro. Ayudar a la mujer embarazada es el verdadero progreso, y no lo que estamos viendo en este Gobierno, que lo único que hace es generar crispación, tensión y para nada defender a la mujer ni defender nuestros derechos principales.–¿Cuál cree que puede ser la deriva de esta cuestión en los próximos meses?–En primer lugar, el Gobierno saca los temas para tapar la nefasta gestión que está haciendo. Creo que debemos seguir en esta batalla. Todo mi apoyo a la campaña de la ACDP en defensa de la libertad de expresión, por la cual lucharé también. Una vez que está este proyecto de ley sobre la mesa, debemos trabajar para defender la vida, apoyar a la mujer embarazada, y esperemos que al final se imponga el sentido común, el bien y esa defensa de los más desprotegidos. –¿Cómo cree que debe defenderse la vida desde las instituciones y desde la sociedad?

–En primer lugar, es un cambio cultural. Es un tema que hay que poner sobre la mesa. En alguna de las tertulias a las que he ido con algunos representantes de otros partidos decían que esto era un debate ya superado. Realmente lo que quieren es que no se hable de esta defensa de la vida. En cuanto alguien indaga un poco, poniendo en Google «vida» y poniendo «aborto», comparando las imágenes, las del aborto son dramáticas y es un auténtico fracaso como sociedad; te puedes ir haciendo una idea. No tengo duda de que cualquier persona que se informe y que indague un poco va a defender la vida y a los indefensos.

Aquella sociedad en la que se defiende el aborto como una conquista es una sociedad que está abocada al fracasoLo que no puede ser es que en este país tenga más derechos un cefalópodo que la vida de un ser humano. Algo falla ahí cuando a nivel legislativo tenemos esa situación. Creo que es importante ese cambio cultural, que todos los que estamos en política sigamos luchando por esa batalla, siendo conscientes de que, al final, la verdad y el sentido común se impondrán, y para nada rendirnos. Siempre en positivo, apoyando a las organizaciones provida, en mi caso como una persona que defiende la vida desde un partido político; apoyando a las mujeres embarazadas, y frente al acoso que pueden sufrir a nivel familiar, o en sus propios trabajos. Son varios puntos en los que trabajar. –¿Desde el PP van a presentar alguna iniciativa frente a estos ataques y en defensa de la vida y de la libertad de expresión?–Hemos presentado varias iniciativas en defensa y apoyo a la maternidad. La mujer embarazada tiene muchas trabas, y es lo que tratamos de evitar. Hemos presentado un plan de apoyo a la maternidad que la ayude en el trabajo, en la conciliación, si tiene problemas económicos, y en colaboración con varias asociaciones como Red Madre. Respecto a esta ley, por supuesto que no la apoyaremos. Siendo inconstitucional habrá que presentar el recurso correspondiente. Y luego, si Dios quiere y la ciudadanía confía en nosotros, todas estas leyes hay que revertirlas, porque es increíble que te quiten hasta la libertad de expresión y que no puedas opinar si no dices lo que quiere el partido socialcomunista que nos gobierna.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s