Mucho teatro para esconder una víctima: la libertad de expresión

La democracia se basa en la libertad de expresión. Y es el poder judicial el que debe tutelar los límites. Porque si no, serán los poderes fácticos, empresariales o políticos, los que impondrán el pensamiento único, actuando de forma arbitraria, sin ningún control.