Sola, borracha, sin empleo y con menos ayudas por hijo

Artículo de opinión publicado en El Diario Montañés (3 de marzo de 2021)

El perfil de lo que las feministas radicales clamaban como ideal de mujer liberada y autosuficiente se va enriqueciendo poco a poco gracias al ‘Gobierno de progreso’. España es el país de la Unión Europea donde más ha crecido el desempleo femenino en el último año, según datos de Eurostat. El hecho de que un 18,4% de las mujeres esté sin trabajo nos sitúa en segunda posición, después de Grecia.  

Al aumento del desempleo femenino se suma ahora el recorte en las pensiones a las mujeres con más de un hijo, otro golpe directo que denuncian asociaciones de familia y sindicatos. Sobre todo porque es algo que impacta a un gran número de mujeres inmigrantes o de bajo poder adquisitivo, quienes en España tienen la tasa de natalidad más alta.

Es muy fácil ponerse detrás de una pancarta y gritar consignas a favor de la mujer. Es muy fácil exigir que “Sola y borracha quiero volver a casa”. Lo difícil es poner las condiciones para mejorar la situación de las mujeres, especialmente de quienes están en edad de trabajar o viven en la marginalidad.

El ‘Gobierno de progreso’ puede aducir que durante el último año hemos sufrido una pandemia que ha bloqueado gran parte de la actividad económica. Es verdad. Pero es una verdad que se aplica a toda la Unión Europea. ¿Cómo es posible que España haya sido el país donde más empeora el empleo femenino?

Es evidente que algo se ha hecho en nuestro país distinto del resto de Europa. Una de las áreas más desprotegidas por la Administración ha sido el del empleo autónomo. Y en esta categoría, tanto en Hostelería como en Comercio hay más mujeres que hombres en el mercado laboral, según los datos de la Asociación de Trabajadores Autónomos.

La realidad es que el interés por las mujeres en el Gobierno ha sido pura fachada. Si de verdad respetan la dignidad de las mujeres, lo primero que deberían hacer es garantizar que tengan acceso a un empleo digno. Es una prioridad que debería estar antes de realizar nuevos diccionarios de género, talleres de lenguaje sexista o encuentros sobre la brecha salarial… cuando lo que no hay es empleo.

La realidad es que algunas ministras están más preocupadas en dar ocupación a sus colegas, de crear puestos de asesores dentro del Ministerio de Igualdad, que en promover el empleo femenino. Están más preocupadas en agitar pancartas en la calle y gastar dinero en propaganda que en promover oportunidades laborales.

El ‘Gobierno de progreso’ se ha ganado la respuesta de las mujeres el próximo 8 de Marzo. Frente a quienes piensan que no hay motivos para manifestarse y alzar la voz, yo creo que sí han conseguido crearlos durante el último año. Es el momento de denunciar que una madre, con 1.200 euros de pensión y tres hijos, que se jubile ahora recibirá un complemento de 81 euros mensuales (27 euros por cada menor), mientras que si se hubiera jubilado antes del 4 de febrero el complemento sería  del 10% de su pensión, es decir 120 euros al mes.

El impacto de esta medida en Cantabria será notable. Según la Unión Sindical Obrera (USO) más de 16.000 mujeres de nuestra Comunidad verán reducida su pensión, y en el caso de familias numerosas la reducción puede llegar a los 4.000 € al año. Este sindicato considera que de esta forma “se penaliza con saña a las familias numerosas” y también “desincentiva la natalidad que es precisamente el problema más grave al que se enfrenta el actual sistema de pensiones en España”.

Y todo ello en un país en el que la natalidad alcanza mínimos históricos. Cuando la realidad es que desciende el número de hijos año tras año, en vez de aumentar las ayudas a quienes más hijos tienen, las reduzcan. Es un golpe bajo a las madres que están dando a luz al futuro de este país.

Ahora sí hay motivos para alzar la voz el 8 de Marzo y reivindicar los derechos de la mujer. El derecho al trabajo, algo esencial para el propio desarrollo, se ha deteriorado más que en el resto de Europa. Cada mes que pasa con un Gobierno de irresponsables es un golpe más al empleo y la dignidad de la mujer. Quienes pedían poder volver a casa “solas y borrachas”, ahora no tienen ni un sueldo con el que pagarse el alcohol para emborracharse.

Imagen: Unplash

Artículo El Diario Montañés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s