Cantabria tiene un tesoro y su mapa está en internet

Artículo de opinión publicado en www.cantabrialiberal.com

Trabajar fuera de Cantabria y conocer otras regiones de España y del extranjero te permiten valorar la riqueza de esta tierra en términos económicos, culturales y sociales. Tenemos la fortuna de vivir en una región sin grandes diferencias políticas, más abierta al encuentro que a los extremos. Con todo este potencial, ¿Cómo es posible que tengamos un elevado nivel de desempleo? ¿Por qué nos despertamos cada día con un nuevo cierre de empresa?

Estamos en el siglo XXI, en la Sociedad de la Comunicación, un mundo en el que con un ‘click’ podemos recibir una camiseta de California fabricada en China en cuestión de horas. Es una realidad que tiene sus elementos positivos y negativos, pero que no se puede ignorar. Y el problema es que llevamos muchos años gestionando la región como si toda esa globalización no afectara a nuestras cuadras, a nuestros astilleros o a las industrias del Besaya.

¿Es un desastre? Sí. Pero no todo está perdido. Aún estamos a tiempo de potenciar la innovación y la creatividad en esta tierra. La respuesta a este reto, el mapa del tesoro, está en la digitalización. Con las nuevas tecnologías nos jugamos el futuro de la economía, ser competitivos en Europa. Por tanto, es preciso que se aprendan desde la escuela, con planes educativos innovadores, que pueden venir de la mano por ejemplo de los videojuegos, una industria que es pionera en España. Es algo que no podemos aplazar si queremos dar un futuro a nuestros hijos.

El reto formativo no se limita a la escuela. Hay que fomentar la formación digital en pequeñas y medias empresas, impulsando foros de conocimiento e intercambio de buenas prácticas. Es una inversión que puede tener un retorno económico más rápido de lo que pensamos.

Las ‘start up’ de Cantabria deben servir de modelo para quienes quieren activar esta tierra. Tanto en los colegios como en las empresas es preciso dar a conocer sus avances y sus problemas. Y ahí es preciso cuidar especialmente a quienes han fracasado, con una experiencia valiosa para ayudar a quienes se deciden a emprender.
Esta tarea formativa debe llegar hasta el último pueblo de Cantabria. Crear entornos rurales inteligentes facilitará el teletrabajo y frenará la despoblación en muchos valles alejados de las grandes ciudades.

Frente a quienes solo saben poner parches, con dinero público, para el corto plazo, desde el PP hemos demostrado experiencia en la gestión. Sabemos cuáles son los resortes para promover el empleo y facilitar que toda la sociedad se beneficie. Junto a esa apuesta específica por la digitalización, tenemos un plan que pasa por la reducción de impuestos, flexibilidad laboral y eliminación de la burocracia.

Solo creando empleo se pueden mantener y potenciar los servicios esenciales de Sanidad y Educación. Y solo cuando se arruina un país con el paro se amenazan y recortan esas prestaciones públicas. Es el momento de activar Cantabria y puedo asegurar que contamos con los recursos para hacerlo. Solo falta voluntad política, más trabajo a fondo y menos perder el tiempo con proclamas populistas en tertulias de bar o de plató de televisión.

Javier Puente Redondo
Senador por el PP de Cantabria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s