Cantabria tiene equipo para salir del pozo.

Artículo de opinión publicado por el Diario Montañés (23 de mayo de 2022)

Una de las pocas buenas noticias de estas semanas en Cantabria ha llegado de un estadio de fútbol. Tras varios años de grandes expectativas frustradas, el Racing de Santander vuelve a la categoría de plata. ¿Las claves? Un entrenador competente y una plantilla convencida y empeñada en cambiar la dinámica, con un trabajo duro, día tras día, y una gran afición.

Cuando uno mira los datos económicos de Cantabria dan ganas de echarse a llorar. Entre los últimos que nos ha proporcionado el Instituto Nacional de Estadística (INE) se encuentra el liderazgo en destrucción de empresas en febrero de este año. Frente a la tendencia positiva a nivel nacional, con un aumento del 5,1% en creación de empresas, Cantabria empeora los datos. Ninguna Comunidad presenta unos datos tan negativos como la nuestra, con un descenso del -43% con respecto al mismo mes del año anterior.

Más allá de los datos estadísticos, cada uno de nosotros tiene unos vecinos, unos familiares o unos amigos que padecen el deterioro económico de nuestra tierra. Esa es la realidad. Y quizá por eso es más admirable que en ese entorno, sin respaldo de las autoridades regionales, siga habiendo empresarios que sacan sus negocios adelante.

Soy optimista. Y lo soy porque creo que hay soluciones para salir del pozo. Que nadie espere milagros, pero sí aumentar la inversión en tecnología, en innovación o apostar por la transformación digital. Hace falta profesionalidad y hace falta constancia, pero lo podemos hacer estando cerca de las familias, de quienes crean empleo y si contamos con una estrategia, un proyecto, un equipo entregado a hacer de Cantabria un referente nacional y mundial.

Y no se trata solo de limitarse a inyectar un dinero que sale de nuestros bolsillos, sino de eliminar burocracia, reducir impuestos y facilitar trámites para quienes quieren sacar adelante un pequeño negocio. A veces basta con dar una oportunidad y facilitar el desarrollo de quienes apuestan por sacarle partido turístico a nuestros recursos naturales.

Tampoco supondría un mayor gasto el adaptar la formación de los jóvenes de Cantabria a las necesidades de las empresas. Una buena formación no es la que se queda anclada en las enseñanzas del siglo pasado, sino la que es capaz de adaptarse a la realidad. La sociedad, y con ella toda la economía, ha cambiado radicalmente en los últimos años. Y nuestra Universidad, nuestros centros de formación profesional, deben tener flexibilidad para saber adaptarse.

El repunte de Cantabria no vendrá de grandes pelotazos, sino de una estrategia industrial y tecnológica de futuro, que se proyecte a medio y largo plazo, no con planteamientos populistas que solo miran a las elecciones de dentro de cuatro años. Llevamos demasiados años en el pozo de la mediocridad, del que solo se sale con un plan claro y trabajo duro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s