Tres propuestas de futuro

Artículo de opinión publicado en El Diario Montañés (29 de mayo de 2020).

Pensar que la crisis económica que afrontamos en Cantabria se soluciona con subvenciones y ayudas es como afrontar una galerna con un paraguas. Sirve para las primeras lluvias, se mantiene con los primeros vientos, pero a largo plazo terminaremos igual de empapados, si no encontramos el refugio adecuado. ¿De dónde sale el dinero para esas subvenciones y ayudas? ¿De Europa? ¿De las empresas que están sufriendo la crisis? ¿De los autónomos que apenas pueden pagar su cotización?

O nos mentalizamos de que esta crisis nos va a cambiar radicalmente o en septiembre, cuando la cifra de desempleados sea histórica y los ingresos de las administraciones estén en mínimos, nos encontraremos el discurso habitual de algunos políticos: “No lo esperábamos. No estábamos preparados. Nadie nos avisó.”

El impacto que esta pandemia tiene sobre el turismo, a medio y largo plazo, y sobre todos los sectores relacionados nos va a pasar factura. La menor movilidad interior y exterior es algo que nos penalizará. Y frente a estos riesgos y amenazas, ya sabemos lo que cabe esperar de nuestro presidente regional: nuevas fotos, con albarcas y mascarilla.

Ahora, cuando empieza a derrumbarse el modelo económico que teníamos, es el momento de poner las bases para el futuro. Coincido con lo que hace pocos días declaraba un empresario montañés, Javier Cavada, en este mismo diario: “La salida del túnel del coronavirus puede ser una oportunidad”. Hablaba de la apuesta por sectores como el energético o el industrial. Esa es la actitud que hay que tener hoy día y con la que debemos trabajar con determinación, partiendo de tres propuestas.

  1. Facilitar el camino a la iniciativa privada. Ni Amazon, ni Netflix, ni el Banco Santander son fruto de la visión de un político. Son empresas privadas, que compiten al máximo nivel, que han demostrado su competitividad y que han sabido adaptarse a los tiempos. O somos conscientes de que solo la promoción de la iniciativa privada puede aportar innovación para adaptarse a la nueva realidad o nos empobreceremos como sociedad día tras día. Los autónomos, los pequeños y grandes empresarios son los que darán las claves para transformar Cantabria. El papel de los políticos es no obstaculizar esa labor, eliminar las trabas a la creación de empleo, bajar los impuestos para que puedan crecer, reduciendo así el número de quienes deben recibir ayudas públicas. Y ahí es donde debe darse una primera transformación clave en nuestra región.
  2. Prioridades claras en el desarrollo. Es el momento de establecer prioridades de cara al futuro de Cantabria. Si apostamos, de verdad, por las energías alternativas, por el aprovechamiento de las mareas o del viento, nuestra región tiene enormes posibilidades. Si queremos modernizar y difundir el turismo rural de Cantabria como elemento de calidad y con la última tecnología, es el momento de hacerlo. Si creemos que se puede potenciar el sector agroalimentario con nuevas tecnologías, no perdamos la oportunidad. Y no, no son bonitas palabras. Un momento de emergencia debe ser también un momento de medidas enérgicas desde la Administración para favorecer estos sectores.
  3. Escuchar a quienes crean riqueza. Es llamativo que muchos de los grandes empresarios de nuestra región solo pasan por aquí de vacaciones. Todos conocemos a montañeses que han triunfado en el exterior, sea en otras regiones de España, como en el resto del mundo, al frente de compañías líderes. Aquí no falta preparación. Contamos con una Educación excelente, capaz de formar a buenos profesionales. Pero no hemos sabido atraerles, no hemos creado las condiciones para que desarrollen aquí sus proyectos y retener el talento, ni les hemos valorado. Es algo que debemos cambiar y que debemos aprovechar en este momento de crisis.

En las últimas semanas, quienes trabajamos en la Comisión de Transformación Digital y de Asuntos Económicos del Senado nos planteamos estas cuestiones. Una de las propuestas, aplicada al nivel regional, es el espacio #CantabriaPostCovid en redes sociales, en el que escuchar, atender y plantear propuestas de transformación real, contando con personas experimentadas. Es el momento de repensar el futuro que se merecen nuestros hijos.

Javier Puente Redondo
Senador por el Partido Popular de Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s