Skip to content

Mantenimiento de la condición de familia numerosa hasta que el último de los hijos alcance el límite de edad establecido.

13/05/2014

Junto con mis comañeros y amigos, José María Alonso y Alfonso Candón, presentamos hace unas semanas una iniciativa para el manteniminto de la condición de familia numerosa hasta que el último de los hijos alcance el límite de edad establecido. El texto presentado fue el siguiente:

La familia es el pilar básico de nuestra sociedad, constituye un verdadero núcleo de solidaridad y de apoyo básico frente a las difíciles circunstancias que estamos viviendo. Este relevante papel de la familia es insustituible y, por ello, debe contar con la protección y el apoyo de los poderes públicos.

En este sentido, cabe destacar la Declaración Universal de Derechos Humanos, del 10 de diciembre de 1948, que en su artículo 16.3 determina que “la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”.

Asimismo, la Constitución, establece en su artículo 39.1 que “los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia”.

Por otro lado, en el caso particular de las familias numerosas, la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, de Protección a las Familias Numerosas actualiza y mejora la regulación de la acción protectora dispensada a este importante colectivo familiar, cuyas normas generales databan de 1971 y que en gran parte habían quedado obsoletas y no ajustadas al orden constitucional de distribución territorial de competencias.

familia-numerosa

En dicha Ley se define el concepto, características y requisitos de familia numerosa, se concreta la acción protectora vinculada a la condición de familia numerosa en aquello que afecta a las competencias de la Administración General del Estado. En su Disposición final segunda esta Ley faculta al Gobierno para dictar cuantas disposiciones sean necesarias para su aplicación, desarrollo y ejecución. A esta finalidad responde el Real Decreto 1621/2005, de 30 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, de protección a las familias numerosas, a través del cual se lleva a cabo su desarrollo reglamentario para permitir dar plena efectividad a la acción protectora dispensada en la Ley a esta modalidad de familia.

El concepto de familia numerosa, las condiciones que deben reunir sus miembros, están recogidos en los artículos 2 y 3 de la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, de Protección a las Familias Numerosas, así como en el artículo 1 de su Reglamento, que establece las condiciones para que se reconozca y mantenga la condición de familia numerosa basándose en criterios de edad, convivencia y dependencia física, intelectual o económica.

De este modo, la consideración legal de familia numerosa, se produce cuando los hijos o hermanos son solteros y menores de 21 años de edad, o son personas con discapacidad o están incapacitados para trabajar, en estos dos últimos casos con independencia de cuál sea su edad. El límite de edad establecido se amplía hasta los 25 años, en los supuestos de que los hijos cursen estudios que se consideren adecuados a su edad y titulación o estén encaminados a la obtención de un puesto de trabajo.

Por otra parte, el limite de edad que marca la ley como requisito para considerar que existe cierta dependencia económica de los hijos respecto a los padres, no se corresponde con la realidad que actualmente viven los hogares españoles, ya que según el estudio “Jóvenes y Emancipación en España”, presentado en octubre de 2012 y realizado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, en 2010 tan sólo el 46,8% de los jóvenes españoles de 25 a 29 años estaba emancipado.

En los últimos años hemos asistido a un considerable retraso de la edad en la que los jóvenes abandonan el hogar familiar. Algunas de las causas del retraso en la edad de emancipación se derivan del actual contexto socioeconómico, la elevada tasa de desempleo juvenil, y las dificultades de acceso a la vivienda, han provocado un progresivo retraso en la edad de emancipación de los jóvenes del hogar familiar. Dicho efecto ha tenido repercusiones indirectas para las responsabilidades familiares de los hogares españoles, provocando una mayor incidencia económica para aquellas familias con mayor número de hijos a cargo, donde la carga económica para la familia ha sido más elevada.

La ley estipula que cuando el mayor de los hijos cumple 21 años (o 25 años en caso de que esté estudiando), las familias dejan de cumplir los requisitos para que se les reconozca y mantenga la condición de familia numerosa, por variación del número de miembros en la familia. Dicha situación provoca que la familia numerosa siga siéndolo de hecho, pero no de derecho y, en consecuencia, se deje sin efecto de aplicación cualquiera de los beneficios inherentes a dicha condición.

Ésta pérdida del reconocimiento legal de familia numerosa provoca, en su caso, un perjuicio social y económico a los hijos menores que no pueden seguir optando a los beneficios que obtuvieron sus hermanos mayores y, por consiguiente, no les son de aplicación los derechos o beneficios en la preferencia de acceso a la obtención de becas, descuentos en transporte, etc. Además, esta pérdida de la condición legal de familia numerosa repercute también negativamente en la familia, al no poderse beneficiar de los derechos que les serían reconocidos por ostentar tal condición.

En una situación de crisis con más de un 50% de paro juvenil y la permanencia en el hogar de los jóvenes españoles resulta necesario modificar la normativa para que, el reconocimiento legal de familia numerosa se mantenga hasta que el último de los hijos cumpla con el requisito de edad establecido actualmente por la legislación vigente, de 21 años, ó 25 años incluidos en el caso de que esté cursando estudios adecuados a su edad para la obtención de un puesto de trabajo. De esta forma, se podrán beneficiar en equidad de trato e igualdad de condiciones todos los integrantes de la unidad familiar formada por una familia numerosa.

Por todo ello el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso presenta la siguiente

PROPOSICIÓN NO DE LEY:

“El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a estudiar la posibilidad de realizar los cambios normativos necesarios para hacer extensible la condición de familia numerosa hasta que el menor de los hijos alcance el límite de edad establecido en el artículo 3de la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, de Protección a las Familias Numerosas”.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: