Skip to content

Política ética desde el Humanismo Cristiano.

16/10/2014

Hace unos días, me invitaron a la escuela de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Palencia donde se congregaban amigos y representantes de las nuevas generaciones de diferentes provincias, para dar mi visión, en la mesa redonda, “Regeneración democrática desde el Humanismo Cristiano”. En la mesa participé junto a mis amigos Ignacio Cosidó (Director General de la Policía) y Luis Peral (Senador por la Comunidad de Madrid y Diputado de la Asamblea de Madrid). A continuación hago un breve resumen de lo que significa para mí una política ética desde el humanismo cristiano .

Últimamente, la política, o mejor dicho, las personas que estamos en política, no estamos bien considerados ante la opinión pública. Y lo veo lógico ante los casos de corrupción que se están conociendo. Pero quiero romper aquí también una lanza a favor de las miles de personas comprometidas con la política y que dan todo lo que tienen para hacer una sociedad mejor, con humildad y honradez y sacrificando muchas veces tiempo de su vida familiar y personal. Gracias a todos aquellos que entendéis así la política. Es necesario gente así en política.

¿Cuál el el problema? ¿Por qué es necesaria una regeneración?

Considero que el Relativismo, el todo vale, el que no existen verdades objetivas ni valores permanentes en lo ético, en lo estético y en lo cultural, es el principal de los problemas en esta sociedad, el que está llevando a cuestionar todo aquello sobre lo que se ha sustentado nuestra comunidad, nuestra sociedad. Considero que el relativismo es un destructor de valores y lo único que crea es egoísmo e individualismo, todo lo contrario a lo que es una comunidad.

El Partido Popular se define como una formación política de centro reformista al servicio de los intereses generales de España que, entre otras cosas, se compromete con una clara vocación europeísta inspirada en los valores de la libertad, la democracia, la tolerancia y el humanismo cristiano de tradición occidental.

En cuanto a los valores a resaltar, desde el humanismo cristiano que se definen en los estatutos de nuestro partido resaltaría:

  • Honradez y responsabilidad
  • Apoyo a las personas más necesitadas
  • Defensa de la vida
  • Defensa de la familia
  • Saber defender nuestros principios y tener un criterio.

14-10-16 Palencia 2

1 – “No robarás” – Estamos gestionando fondos públicos y eso requiere “HONRADEZ” y responsabilidad, con mayúsculas.

 Muchas pueden ser las tentaciones que se te ponen delante cuando estás gestionando fondos públicos.

Gestionar con honradez y responsabilidad, es mucho más que  lucrarse u obtener beneficios económicos. Es gestionar con rigor, es ser austero, no gastar en aquello que no se necesita.

En lo últimos años se han construido Universidades, aeropuertos, obras espectaculares sin ningún uso futuro, todos a costa de los contribuyentes y de los ciudadanos. Eso sería falta de ético y no sería gobernar con Honradez, con responsabilidad.

Muchos de estos proyectos, son debidos a egos personales, que en muchas ocasiones no tienen que ver con el bien para la localidad como se ha visto en muchas y variadas ocasiones. Son gastos y políticas populistas para competir con otras regiones o localidades y no podemos dejarnos llevar por esas políticas populistas que nos llevan a situaciones de no retorno.

En esta época de crisis económica, donde muchas personas en nuestro país lo están pasando mal, y muchas familias les cuesta llegar a final de mes, es más necesario que nunca vencer esas tentaciones y ser honrados.

2 – Una Política ética, de valores, debe apoyar a aquellos que más lo necesitan y priorizar todas las políticas públicas.

En esta época, donde además de la crisis de valores que particularmente creo tenemos, existe una crisis económica y las administraciones tienen que reducir sus presupuestos, esta priorización se hace más difícil. Tenemos que ser capaces de reducir el gasto, sin que afecte a partidas como sanidad, la educación o los servicios sociales.

Tenemos que ser capaces de apostar por políticas de apoyo a los más necesitados, y no sólo dar pez, sino enseñar a pescar a las personas.

Un política ética nos tiene que hacer estar siembre pendientes de apoyar a aquellos que más lo necesitan, personas en riesgo de exclusión, parados de larga duración, mujeres embarazadas, personas con diferentes capacidades……

3 – Una Política ética requiere, también, que desde los poderes públicos se defienda el derecho a la vida.

En España, tras la Ley del Aborto de 3 de Marzo de 2010, se considera el aborto como un derecho, es decir,  que existe el derecho a eliminar la vida de un ser inocente que no puede defenderse, hasta las 14 semanas, además de mantener plazos aún más amplios para el supuesto eugenésico, algo inconcebible en pleno siglo XXI.

Creo que la vida es el principal de los derechos, sin ese derecho no hay nada más. Y es imposible sostener el derecho a la vida y el derecho al aborto a la vez. Quienes somos, cada uno de nosotros para decidir qué personas tienen que vivir y quiénes no.

Como ya expresé en una columna que me publicada hace unos meses en el El Mundo:

Desde el máximo respeto expongo, lo que en conciencia creo, ¿qué tipo de sociedad estamos creando si no somos capaces de defender a los más débiles?; ¿es posible mirar hacia otro lado y soslayar un problema de colosales dimensiones sociales, morales y humanas?; ¿sobre qué columna vertebral aspiramos a consolidar el Estado social de Derecho expuesto en el artículo primero de nuestra actual Constitución?

Tenemos que seguir trabajando por la defensa de la vida, se que finalmente venceremos porque es ley natural y la defensa de la vida, la defensa de los más indefensos, del niño por nacer, se impondrá.

Por ello no tenemos que rendirnos y no tenemos que renunciar a nuestros principios y valores.

Como ya he dicho, seguiré trabajando por la defensa de la vida, de la mujer embarazada y por el cumplimiento de nuestros estatutos y de nuestro programa electoral que en su página 108 pone:

“La maternidad debe estar protegida y apoyada. Promoveremos una ley de protección de la maternidad con medidas de apoyo a las mujeres embarazadas, especialmente a las que se encuentran en situaciones de dificultad. Impulsaremos redes de apoyo a la maternidad. Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores.”

Estoy seguro de que esto servirá para avivar el debate y que en España empiece a cambiar la opinión pública, y ver el aborto como el verdadero drama que es. No he conocido a ninguna madre que se arrepienta de haber tenido a su hijo, pero si a muchas que se arrepienten y sufren por haber abortado. Por ello tenemos que poner todos los mecanismos para que llegar al aborto sea el último de los recursos, la última de las opciones.

Estoy seguro que el haber abierto este debate y que seamos muchos los que tenemos claro que ahí hay un niño a punto de nacer, y de vivir su vida, hará que cada vez más gente se sume a esta defensa.

Cada vez más personas, y personas más jóvenes, se han atrevido a hablar del problema, del fraude de las clínicas abortistas, de la agresión a la mujer que representa el aborto.

4 – Una Política ética requiere, también, que desde los poderes públicos se defienda a la familia.

La familia es la célula madre de nuestra sociedad. Es la mayor red de protección social, principalmente en momentos difíciles. Desempeña un papel fundamental aportando estabilidad y solidez a las relaciones personales, y constituye un importante elemento de cohesión social.

Por encima de cualquier ideología, la familia es una institución muy bien valorada por el pueblo español.

La familia colabora fuertemente con el Estado; colabora con sanidad en el cuidado a los enfermos y en la atención a las personas con alguna discapacidad, colabora en la educación de sus hijos, colabora con el empleo atendiendo a los jóvenes y a las personas que se han quedado sin trabajo……

La crisis económica ha puesto todavía más de manifiesto, esto que estoy comentando y por ello resaltar la importancia del apoyo a la familia y la solidaridad que transmite esta entidad.

5 – y un último punto, dentro de esa política ética, es que tenemos que defender nuestros principios, los principios y valores enumerados, allí donde estemos.

 Se que a veces es difícil, pero tenemos que ser fuertes, firmes, aunque algunas veces no nos veamos apoyados. No herir a nadie, pero si dar nuestra opinión, trasladar nuestro mensaje.

En todas las organizaciones, se agradece y se valora, a aquellos que defiendes sus valores y sus convicciones.

“Dad lo mejor de cada uno de vosotros y lo mejor vendrá”. Trabajad por unos ideales, por unos principios y defendedlos allí donde estéis.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: